sábado, 25 de fevereiro de 2017

Estudio revela cuál fue causante de muerte de aztecas en México

Representación gráfica de Tenochtitlan, la capital del imperio azteca en el centro de México.

Las infecciones por salmonella pueden haber sido uno de los causantes de la muerte de la gran mayoría de los aztecas en México, tras la llegada de los españoles.

Es la conclusión de pruebas obtenidas por sendos estudios internacionales, cuyos resultados han sido publicados en arxiv.org, en espera de revisión antes de la publicación formal, según recogió el miércoles el portal Europa Press.

Los conquistadores españoles llegaron al Nuevo Mundo en lo que hoy es México en 1519. Se cree que la población nativa de los aztecas en ese momento era de aproximadamente 25 millones. Cien años más tarde, ese número había caído a sólo 1 millón.

Investigaciones anteriores han sugerido que la disminución de la población se produjo sobre todo debido a las enfermedades llevadas por los colonizadores desde Europa, pero hasta la fecha, ninguna enfermedad ha sido sentenciada como la culpable. En este nuevo esfuerzo, ambos equipos de investigadores sugieren que podría haber sido una cepa única de salmonella llamada Salmonella enterica, también conocida como Paratyphi C. Se ha asimilado al tifus, y en los tiempos modernos, mata aproximadamente del 10 al 15 por ciento de los infectados.

En el primer estudio, el equipo secuenció el ADN de los dientes de los aztecas que habían muerto durante un tiempo llamado cocoliztli, una gran peste que se desarrolló entre 1545 y 1576, matando a aproximadamente el 80 por ciento de la población. De las 29 muestras recogidas, 24 se vincularon con el cocoliztli. Los investigadores informaron que encontraron S. enterica en varias de las muestras.

El Templo de Kukulcán en la zona arqueológica de Chichén Itzá, estructurado por los antiguos aztecas, en el sureste de México.

En el segundo estudio, los investigadores estudiaron los restos de una mujer que había muerto hace aproximadamente 900 años (300 años antes del cocoliztli) en Noruega, y también encontraron evidencia de S. enterica, que sugirió que la cepa de salmonella encontrada en las víctimas del Nuevo Mundo pueden haber venido de Europa, aunque todavía no está claro cuánto coinciden.

Ninguno de los artículos demuestra de manera concluyente que la salmonella fue la enfermedad que exterminó a la mayor parte de los aztecas, pero la nueva evidencia sugiere que probablemente jugó un papel.
mjs/rha/nal

Fonte: http://www.hispantv.com/noticias/cultura/334040/mexico-muerte-aztecas-infecciones-salmonella-espanoles (23/02/2017)

Esta misteriosa civilización perdida dominada por mujeres gobernó el suroeste de Estados Unidos hace 1.200 años

Cañón del Chaco. Wikimedia Commons

Por: Miguel Jorge

Año 1896, un grupo de arqueólogos se encuentran en Nuevo México y comienzan a excavar sobre unas ruinas. Se trataba de una edificación que albergaba una cripta con 14 personas enterradas. Habían descubierto la cultura Chaco y ahora se descifra cómo gobernaron en la historia de Estados Unidos.

Para entender el resultado del increíble descubrimiento que ha tenido lugar esta semana habría que retroceder en el tiempo. A finales del siglo XIX se inició una investigación de la que ahora tenemos una perspectiva sin precedentes.

Durante tres siglos esta civilización dominó la cultura del suroeste de Estados Unidos. Y lo hizo gobernada por mujeres.

La cultura Chaco

Vista aérea de Pueblo Bonito. Wikimedia Commosn

En 1832 un comerciante bajo el nombre de Josiah Gregg fue el primero en escribir sobre las ruinas del Cañón del Chaco. En realidad se refería a Pueblo Bonito y lo hacía para referirse a una construcción “con piedra arenisca fina” situada en Nuevo México, entre Alburquerque y Farmington. En la década siguiente el Ejército de Estados Unidos atravesó la zona y examinó las ruinas de las que hablaba Gregg. Poco más sabemos de esta época.

Aquel sitio era tan remoto que tuvieron que pasar 50 años para que alguien volviera a pisarlo. Entonces aparecieron esos exploradores de los que dábamos cuenta. Era 1896 y todo comenzó como un trabajo arqueológico formal a cargo de un grupo del Museo Estadounidense de Historia Natural. Estos hombres comenzaron a excavar en aquellas ruinas y al poco tiempo no daban crédito a lo que habían encontrado.

Debajo de ellos había una casa enorme, una edificación que albergaba nada menos que 650 habitaciones junto a un secreto: en uno de los cuartos se encontraban 14 personas enterradas en una cripta. Poco después se percatan de que aquellos cuerpos no eran cualquier cosa, habían sido enterrados con collares pulseras y todo tipo de joyas hechas de brillantes.

El grupo arqueológico pasó cinco veranos en la región, tiempo en el que mandaron más de 60 mil objetos a Nueva York para su posterior análisis. Descubrieron que se trataba de una sociedad que se asentó entre el 800 y 1250 d.C. y encontraron al menos otras 12 “casas grandes” de varios pisos en el Cañón del Cacho junto a decenas de asentamientos que se extendieron en la zona donde se cruzan las fronteras de Nuevo México, Colorado, Arizona y Utah.

El descubrimiento era tan importante y las joyas tenían tanto valor que se convirtió en el “entierro más rico conocido en el suroeste de Estados Unidos”.

Pero había algo más. La localización de aquella cripta y los tesoros encontrados sugerían que, cualquiera que fuera la jerarquía que mantuvo a esa sociedad hace más de 1200 años, esos 14 cuerpos estaban a la cabeza de todos.

Más de 100 años después se ha descubierto la naturaleza de esta sociedad que gobernó la cultura del suroeste de Estados Unidos.

Árbol natural potencial. Nature

Por primera vez podemos confirmar que un grupo de parentesco controló Pueblo Bonito durante más de 300 años. Se trata de la mejor evidencia encontrada sobre las jerarquías sociales en al antiguo suroeste de Estados Unidos.

Lo dice Steve Plog, uno de los miembros del equipo de la Universidad de Virginia que ha dado con estos datos históricos. Plog y su equipo llevaron a cabo unos análisis de ADN de nueve de las personas enterradas en la cripta encontradas en 1896.

Los resultados del análisis genético no dejan lugar a dudas: todos pertenecían a una sola línea materna. Como los investigadores indican, estamos ante una “poderosa dinastía matrilineal” que gobernó pasando su liderazgo a través de sus madres.

Edificaciones en Pueblo Bonito. Wikimedia Commons

Lo insólito es que se trata de un cuadro desconocido en la historia. Lo normal era encontrarse con sociedades del mundo antiguo bajo una línea patrilineal (de hombres) que producía más reyes y nobles a través de la línea del padre en vez de la madre. Según explica Adam Watson, del American Museum of Natural History:

Desde hace tiempo teníamos claro que se trataba de personas veneradas basándonos en el trato excepcional que recibieron una vez muertos, ya que la mayoría de los chacos fueron enterrados fuera del asentamiento y nunca con cantidades tan altas de bienes exóticos. Pero antes uno sólo podía especular sobre la naturaleza exacta de su relación con los otros.

Los resultados de las pruebas revelaron que los nueve especímenes contenían ADN mitocondrial idéntico (el material genético que sólo se transmite de madres a sus hijos), lo que significa que tenían el mismo ancestro materno, tenían una jerarquía dominada por las mujeres.

Una investigación que además abre un campo poco explorado en la arqueología, el de utilizar el ADN para encontrar evidencias de estructuras sociales del mundo antiguo. En este sentido como explica el antropólogo Angelique Corthals de la Universidad de Nueva York:

Puedo ver que este documento podría generar cierta controversia, sobre todo en términos de usar datos biológicos para determinar las estructuras sociológicas. Pero los autores construyeron su caso muy convincentemente, utilizando tanto datos arqueológicos como datos genómicos.

Se cree que el liderazgo en el grupo fue pasando de mujer a mujer hasta las fechas de su derrumbamiento como sociedad. Un final incierto, ya que no se sabe con exactitud lo que le ocurrió a los chacos porque no existe evidencia alguna. Entre las teorías se baraja la posibilidad de que sufrieran una enorme sequía antes de que fueran aniquilados.

Quizás la ciencia acabe explicando también cómo desaparecieron.

Fonte: http://es.gizmodo.com/esta-misteriosa-civilizacion-perdida-dominada-por-mujer-1792667481 (23/02/2017)

quarta-feira, 15 de fevereiro de 2017

Chan Chan - A maior cidade de barro do mundo

Saiu a 30ª matéria da Coluna "América Misteriosa", do Jornal Página 3 de Balneário Camboriú!!!
Passa lá para conferir!!!

http://www.pagina3.com.br/coluna/americamisteriosa

Arqueólogos de la UNCuyo encontraron en Las Cuevas un niño de 5.700 años de antigüedad

"El Niño de Las Cuevas" fue hallado a 3.200 metros de altura. Especialistas estiman que integraba una familia nómada.

Redacción LA

Hace 5.750 años un niño murió en lo que hoy llamamos Alta Montaña. Para ser más preciso en Villa Las Cuevas. Arqueólogos mendocinos dieron con los restos óseos cuando realizaban excavaciones a 3.200 metros sobre el nivel del mar en 2015, publica hoy Unidiversidad.


El increíble hallazgo fue realizado por el equipo de investigadores del Laboratorio de Paleoecología Humana (LPEH) de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (FCEN) de la UNCuyo y del International Center of Earth Sciences (ICES, Centro Internacional de Ciencias de la Tierra) del Conicet.

Los arqueólogos habían cavado apenas un metro sobre la dura roca montañosa cuando se toparon, no por casualidad sino basados en numerosas investigaciones sobre pueblos primitivos, con el cadáver de “El Niño de Las Cuevas”, detalla el informe del sitio universitario.

Claro, en ese entonces no sabían a ciencia cierta cuántos años llevaba sepultado al pie de una gigantesca roca.

Cuando lograron recuperar todos los restos, los trasladaron al Museo Cornelio Moyano, donde permanecen hasta el momento,para analizarlos al detalle.

Una parte del esqueleto de “El Niño de Las Cuevas” fue llevado a Estados Unidos. Allí, mediante un estudio de dataje radiocarbónico de AMS (Accelerators Mass Spectrometry, espectometría de masas con aceleradores), determinaron que los restos tenían 5.759 años de antigüedad.


Víctor Durán y Alejandra Gasco son los directores del equipo de profesionales.
La principal hipótesis ubica a “El Niño de Las Cuevas” como miembro de una de las familias nómadas que cazaban en esa zona, explicó Durán a Unidiversidad.

En esa época, hace más de 5.000 años, se movían en familias y no eran sólo los varones cazadores los que realizaban la travesía hasta los valles andinos para obtener alimentos sino también niños y mujeres. “Es indudable que eligieron ese lugar para enterrarlo porque posiblemente era un sitio que visitaban con determinada frecuencia, lo consideraban una especie de territorio”, dijo el arqueólogo.

“Quizás la idea de dejarlo ahí no les generó tanta pena porque ellos sabían que al año siguiente probablemente iba a estar en el mismo sitio”, agregó el especialista.

Otra de las conjeturas es que los que hacían la “veraneada” en la Villa Las Cuevas, particularmente, procedían del lado oeste de la Cordillera, es decir de lo que actualmente es Chile.


Esto se debe, según Alejandra Gasco, a la facilidad para transitarlo y a que los grupos del este tienen otros valles interandinos, también ricos en recursos y aprovechables en flora y fauna.

Además, para las personas que provenían del lado occidental no significaba tanto esfuerzo llegar a Las Cuevas. Si bien esta teoría aún no está comprobada, es bastante probable también por la presencia de cierto tipo de cerámica que es muy similar a la que aparece del otro lado de la Cordillera.

Fonte: http://losandes.com.ar/article/arqueologos-de-la-uncuyo-encontraron-en-las-cuevas-un-nino-de-5-700-anos-de-antiguedad (02/02/2017)

Arqueólogos determinam cronologia da queda da civilização maia


Por Galileu

Após 12 anos de pesquisas e escavações, arqueólogos das universidades do Arizona, Ibaraki, Naruto e Graduada de Estudos Avançados do Japão, em parceria com pesquisadores da Guatemala, conseguiram determinar uma cronologia mais precisa sobre as duas quedas da civilização maia.

No estudo, publicado no periódico Proceedings of the National Academy of Sciences, o grupo conta que utilizou uma tecnologia avançada de datação por carbono-14 para analisar cerâmicas e outras escavações arqueológicas no sítio de Ceibal, na Guatemala. Acredita-se que a região foi habitada de 1000 a.C. até 950 d.C., data do principal colapso, quando foi incendiada.

O método muito utilizado pelos arqueólogos desde a década de 1940 para determinar a idade de qualquer objeto que tenha absorvido carbono durante sua criação. Isso porque o carbono-14 é uma espécie de carbono instável que, diferente do carbono-12, o comum, vai se transformando em nitrogênio ao longo do tempo. Como sua taxa de perda é constante, é possível comparar a quantidade de carbono-14 com a quantidade de carbono-12 e obter a idade quase exata do material.

Foi utilizando os últimos avanços da técnica que os pesquisadores montaram uma linha do tempo mais refinada para entender as duas principais crises da sociedade maia. Segundo eles, é possível verificar uma constante de pequenas ondas de recessão, caracterizadas por guerras e instabilidade política, seguidas por grandes ondas de declínio, quando centros urbanos foram abandonados.

É provável que a civilização maia tenha passado por duas principais derrocadas: uma menor, ocorrida em um período chamado pré-clássico, durante o século dois, e a segunda, mais conhecida, durante o período clássico no século nove.

Segundo os arqueólogos, escassez de água, guerras próximas, desintegração familiar e diminuição da atividade econômica foram as principais causas dos dois declínios. A instabilidade social foi a grande responsável por diminuir de forma considerável a população da região de Ceibal, que no seu pico populacional chegou a ter de oito a dez mil habitantes.

“É realmente interessante como ambas as crises são similares, mesmo em diferentes períodos de tempo. Agora, temos um melhor entendimento de como o processo é, o que pode, potencialmente, servir como padrão para outras pessoas tentarem aplicar e ver se há algo de parecido com os seus próprios sítios arqueológicos na mesma área” explica Melissa Murham, uma das três graduandas da Universidade do Arizona que participaram da pesquisa.

Antes a crença era de que processo de declínio era simplesmente gradual, diferentes dos complexos padrões desvendados pelos cientistas. Além disso, pouca informação tinha sido econtrada sobre a primeira crise, ocorrida durante o período pré-clássico. As escavações do sítio, portanto, representam uma importante fonte de referência.

Fonte: http://www.correiodoestado.com.br/variedades/arqueologos-determinam-cronologia-da-queda-da-civilizacao-maia/297168/ (05/02/2017)

quinta-feira, 9 de fevereiro de 2017

Descubren en Guatemala rastros de un primer colapso en la civilización Maya

Foto: EFE

Siglos antes del abandono total de las ciudades, la civilización Maya sufrió un primer y rápido colapso, según han podido determinar investigadores estadounidenses y guatemaltecos en el sitio arqueológico de Ceibal (Guatemala).

"Escasez de agua, declive de actividad económica, guerras y desintegración familiar son algunos de los problemas que detectamos en excavaciones arqueológicas en el periodo preclásico Maya, 200 años Después de Cristo, en el Ceibal, Guatemala", dijo este martes Takeshi Inomata, de la Universidad de Arizona en Tucson (UA).

"Por esos problemas sociales las ciudades mayas fueron abandonadas", indicó el director de la investigación, en la que han participado nueve especialistas estadounidenses y guatemaltecos.

Inomata subrayó que si bien "hay mucha información y teorías" sobre "el colapso" de la civilización Maya en el periodo clásico (225-900 d.C)", casi nadie estudia el periodo preclásico, que va de 1.000 años antes de Cristo (a.C.) a 225 años después de Cristo (d.C.).

El guatemalteco Juan Manuel Palomo, estudiante del doctorado en antropología en UA y uno de los investigadores del proyecto Ceibal-Petexbatun, coincide en que "casi no hay información sobre el periodo preclásico, porque hay que excavar mucho para encontrar antigüedades".

Los arqueólogos del proyecto iniciado en 2005 en la provincia guatemalteca de Petén han excavado a una profundidad entre 2,5 metros y más de 8 metros para sacar a la luz vestigios arqueológicos, los más antiguos de los cuales se remontan hasta de la época Maya preclásica media.

Los periodos examinados en las ruinas son desde 1.000 años a.C. hasta el periodo clásico terminal, año 950 de esta era.

"¿Por qué colapsó la civilización maya? es una pregunta importante para la que todavía no hay consenso para responderla", indicó Inomata.

"Por eso necesitamos estudios que nos provean una idea clara de cómo las cosas se desarrollaron", aseguró este arqueólogo, quien contó de las teorías que atribuyen la desaparición de los mayas al cambio climático o la deforestación.

El estudio, titulado "Cálculo de fecha con radiocarbono de alta precisión sobre el colapso político y orígenes dinásticos en el sitio maya de Ceibal, Guatemala", será publicado el 7 de febrero en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNA).

Los arqueólogos concluyeron que la inestabilidad social en Ceibal derivó en un primer colapso, del año 150 al 300 d.C., cuando los mayas eran gobernados por dinastías que definen como "dictaduras divinas".

Una situación similar habría ocurrido en centros mayas de "las tierras bajas" guatemaltecas en esos mismos tiempos.

Después del primer colapso una población reducida siguió viviendo en Ceibal, donde por un conjunto similar de factores se produjo un segundo colapso entre los años 800-950 d.C., en el llamado periodo clásico terminal, época en que en que las grandes construcciones y el grabado de jeroglíficos en estelas cesaron.

Las muestras para análisis de Ceibal son 154 que fueron enviadas a la "Compañía Paleo Laboratorio" de Japón y al Laboratorio de Espectrometría de Aceleración de Masa del departamento de Física de la Universidad de Arizona.

Los resultados de laboratorios combinados con análisis de cerámica del sitio arrojan una cronología más exacta, indica la investigación.

Palomo dijo que encontraron piezas del año 900 a.C.

"En épocas tempranas los mayas vivían en el bosque e interactuaban con personas de otros sitios que hoy en día son México y Belice", reveló.

En la plaza de Ceibal, alineada de este a oeste, encontraron 10 ofrendas de "hachas de jade" y Palomo informó de que "piezas similares han sido encontradas en sitios de la civilización Olmeca (México)".

"Eso nos indica que estas personas compartían ideas religiosas e innovaciones tecnológicas", aseveró el investigador.

"En época posterior a las hachitas los rituales cambiaron, porque encontramos cerámica con huesos humanos (700 a.C.), comenzaron a enterrar sus muertos", indicó.

Flory Pinzón, codirectora en Guatemala del proyecto de UA, dijo que "es gratificante observar cómo todos estos hallazgos nos permiten acercarnos un poco más a la historia de la civilización Maya".

"Las investigaciones sobre el colapso maya en el periodo preclásico eran bastante limitadas hasta ahora", concluyó la licenciada en arqueología de la universidad San Carlos de Guatemala.

Fonte: http://www.noticiasrcn.com/internacional-mundo-curioso/descubren-guatemala-rastros-un-primer-colapso-civilizacion-maya (31/01/2017)

sábado, 4 de fevereiro de 2017

AS SETE CIDADES DE CÍBOLA

Saiu a 29ª matéria da Coluna "América Misteriosa", do Jornal Página 3 de Balneário Camboriú!!! Passa lá para conferir!!!
http://www.pagina3.com.br/coluna/americamisteriosa

De la Polinesia a Tunquén: Evidencias de mestizaje con población local

Investigador del CEA-UPLA, José Miguel Ramírez, se refiere a rescates arqueológicos realizados en la zona centro sur de Chile, que hablan de contactos transpacíficos.

Centro de Estudios Avanzados de la Universidad de Playa Ancha.

El resultado del rescate arqueológico efectuado en Tunquén, a 44 kilòmetros de Valparaíso, evidenció mestizaje entre exploradores polinésicos y mujeres nativas del litoral central. Este estudio estuvo bajo la dirección del investigador del Centro de Estudios Avanzados (CEA) de la Universidad de Playa Ancha, José Miguel Ramírez.

Tras un hallazgo casual en terreno de un particular, el Consejo de Monumentos Nacionales encargó en 2011 al arqueólogo Ramírez, encabezar el rescate de lo que sería parte de un cementerio y un conchal.

Junto a voluntarios, antropólogas físicas y estudiantes de arqueología se dieron a la tarea de rescatar un cementerio formado por tumbas individuales excavadas en el subsuelo, debajo del depósito de la ocupación prehispánica.

“Se trata de una docena de esqueletos de hace mil años atrás, que se encontraban en muy buen estado. Presentaban los mismos rasgos morfológicos de los restos arqueológicos encontrados en 1990 y años posteriores, en Isla Mocha, al sur de Concepción. Algunos de los cuerpos presentaban todos o algunos de los 3 rasgos morfológicos que caracterizan el fenotipo polinésico: mandíbula con base curva (“rocker jaw”), cráneo de forma pentagonal, y la forma oval del orificio de la cabeza del fémur que conecta los ligamentos a la cadera”, explica el profesional en conferencia realizada en el CEA.

El material aún está en proceso de estudio y queda mucho por indagar. “Lo interesante es que alcanzamos a hacer análisis de ADN mitocondrial lo que reafirmaría la idea del mestizaje, y que el contacto no fue ocasional, sino que hubo descendencia. La única explicación es que hubo una relación de pueblos que hablaban distintas lenguas, lo que explicaría también la decena de palabas polinésicas en el mapudungun”, sostiene.

Los huesos hablan
El investigador del CEA-UPLA ha especializado sus estudios en análisis de huesos humanos y materiales prehispánicos en la zona centro sur de Chile, así como en evidencias de contacto y transferencia cultural y genética entre exploradores-colonizadores polinésicos y la población local, de hace mil años.

Centro de Estudios Avanzados de la Universidad de Playa Ancha.

La hipótesis de un contacto polinesio en el sur de Chile es muy antigua. Se han descrito elementos arqueológicos, lingüísticos e incluso biológicos entre los mapuches prehispánicos, que podrían derivar de un contacto polinesio.

“La novedad es que dejó huella en la cultura mapuche. En Arauco se encontró por primera vez evidencias de huesos de gallina en contexto prehispánico (1300 y 1400 d.C.), con genes polinesios idénticos a los de Tonga y Samoa”, explica el arqueólogo.
La constatación fue realizada en la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, por la Dra. Elizabeth Matisso-Smith.

En 1903 en isla Mocha se describió por primera vez la evidencia de tres cráneos con forma de polinesios. Pero fue con las excavaciones de los ’90 y de quince años después que, Ramírez y Matisso-Smith, confirmaron mediante análisis de ADN en los huesos de gallina y los rasgos morfológicos en esqueletos humanos, el contacto polinesio en el sur de Chile.

Colonización del Pacífico
El encuentro con América pudo ser accidental, precisa el investigador, pero fue una consecuencia inevitable del proceso de exploración y colonización del Pacífico Sur, a medida que se movían consistentemente hacia el Este.

Volver a casa era parte de la estrategia de exploración y colonización, y lo hacían con familias, plantas y animales. Lo que se piensa de los exploradores que llegaron a Isla Mocha y Tunquén es que para haber dejado huella en la cultura mapuche, se quedaron y dejaron descendencia. Pudieron ser varios grupos, no uno solo, y puede ser también que nunca se conocieron entre ellos.

“Los huesos nos están diciendo que hubo mestizaje entre exploradores polinésicos hombres y mujeres nativas. Quedan muchas preguntas y las posibilidades de hacer investigación a través del CEA-UPLA son extraordinarias, y es lo que espero seguir haciendo”, concluye el arqueólogo Ramírez.

Fonte: http://www.elciudadano.cl/2017/01/24/353890/de-la-polinesia-a-tunquen-evidencias-de-mestizaje-con-poblacion-local/ (24/01/2017)

La Huaca de la Luna: sus secretos al descubierto

La cultura Moche, sus dioses y personalidades, se revela en el libro "Huaca de la Luna: Templos y dioses moches"

Imponente Huaca de la Luna al pie de Cerro Blanco, espacio tutelar del valle de Moche (Foto: Libro)

Por: Alberto Servat

El escenario es sobrecogedor. La majestad de las construcciones se encuentra enmarcada por un paisaje aparentemente inalterable. Parece que el tiempo no hubiera pasado y, sin embargo, son muchos siglos los que nos separan del esplendor de una cultura de la que recién comenzamos a entender su grandeza. Así, la Huaca de la Luna se eleva monumental recordándonos el mundo moche.

Un universo poblado por dioses y personalidades únicas de las que apenas sabemos detalles de sus vidas por lo que sus tumbas nos pueden revelar. Cómo vivían, cómo se expresaban, la compleja estructura social, la relación con el espacio natural y la religiosidad. Son misterios a los que nos podemos asomar a través de "Huaca de la Luna: templos y dioses moches", una publicación que da a conocer lo que han sido 25 años de trabajos de investigación, descubrimientos, restauración y preservación. Un libro que es resultado también del esfuerzo de una serie de instituciones liderada por la Fundación Backus y la ayuda del World Monuments Fund.

EL ESCENARIO LEGENDARIO
Como señala la introducción del libro, cuyo director editorial es Elías Mujica Barreda, la Huaca de la Luna como parte de las huacas moche ya se mencionaba en los documentos coloniales. Pero en términos científicos fue el arqueólogo alemán Max Uhle quien hizo el descubrimiento a fines del siglo XIX. Posteriormente fue investigada por Rafael Larco Hoyle, así como por los arqueólogos del proyecto Chan Chan Valle de Moche de la universidades de Harvard y California. "Sin embargo, hasta 1991, cuando se inició el proyecto arqueológico Huacas del Sol y de la Luna, gracias al apoyo inicial de la Fundación Ford, era poco lo que sabíamos del monumento –afirma Elías Mujica Barreda–. A pesar de su reconocida importancia, las huacas estaban abandonadas y en proceso de destrucción debido a la erosión generada por los agentes naturales, como los vientos cargados de arena marina o lluvias de eventos de El Niño. También contribuyeron a su desatención las actividades ilegales de los huaqueros, profanadores del patrimonio cultural que se remontan a la Colonia. En esa época se formaron empresas para explotar las huacas con la aprobación de las autoridades, según contratos oficiales que pueden leerse en los archivos históricos".

Felizmente las cosas cambiaron. Y hoy podemos decir que la Huaca de la Luna es un trabajo ejemplar en términos arqueológicos y también como resultado de la colaboración de diversas instituciones unidas con un solo objetivo. "Este libro es la culminación de 25 años de trabajo", continúa Mujica Barreda, uno de los impulsores de esta obra y quien no oculta su entusiasmo durante nuestra conversación frente a un ejemplar del libro.

"Cuando la Fundación Backus decide comprometerse con el proyecto con la Universidad Nacional de Trujillo, sabía que era un compromiso a largo plazo. Se trataba de una inversión muy grande y solo pedimos tres cosas: un plan de trabajo, que era imprescindible para entender el proceso; que la inversión que se haga sea para mostrar el monumento al público; y, finalmente, que tuviera impacto en la comunidad", señala.

En el camino, la Backus encontró aliados sumamente importantes para conseguir sus objetivos. Uno de ellos fue World Monuments Fund que participó activamente en el proyecto entre el 2002 y el 2012. Diez años en los que invirtió sumas de dinero realmente importantes. Pero lo más significativo fue que pusieron a trabajar en el Perú un modelo de gestión ejemplar. "Un modelo de gestión que Backus mantiene firmemente", enfatiza Mujica Barreda.

"Se trata de fomentar alianzas con entidades nacionales y extranjeras. Por eso ha sido significativo que la presentación del libro haya sido en el Museo Mario Testino, porque la idea es compartir con nuestros aliados", precisa. Como sabemos, Testino es presidente de World Monuments Fund Perú.

Martha Zegarra, directora ejecutiva de World Monuments Fund, nos dice al respecto: "Es el modelo de colaboración entre instituciones lo que funciona. Lamentablemente el patrimonio está descuidado en todo el país. Tanto el arqueológico como el histórico. Y el Ministerio de Cultura no tiene los recursos para atender esta demanda que es inmensa. Por eso, la Huaca de la Luna es la prueba de que sumando esfuerzos podemos sacar adelante una empresa enorme. Este libro demuestra lo que significan 25 años de alianzas en favor de nuestro patrimonio. Y como dice Elías, es un ejemplo a seguir".

LA CULMINACIÓN DE UN SUEÑO
Al revisar las páginas de "Huaca de la Luna: templos y dioses moches", no podemos dejar de sentirnos atraídos por una serie de descubrimientos que a lo largo del tiempo enfrentan a los arqueólogos con sus propias teorías. Cada vez que surge un nuevo hallazgo, surgen también nuevas pistas sobre el mundo moche.

"Fue un libro muy difícil de hacer porque queríamos contar varias historias a la vez, con un lenguaje sencillo y un diseño atractivo", nos explica el director editorial. "A la vez teníamos que cumplir con nuestros colegas arqueólogos. Porque teníamos que ser capaces de utilizar la información fidedigna de la mejor manera. Para que ambos públicos se sintieran satisfechos. Además, el hecho de que sea bilingüe nos complicó la vida tremendamente".

Pero este libro es mucho más que una publicación atractiva. Es símbolo de un modelo de trabajo y sus objetivos son bien claros, como nos los recuerda Elías Mujica Barreda: "Se habla mucho de este proyecto, sobre todo en el campo político. Se usa como ejemplo en el ministerio y en el Congreso. Y el libro tiene como primer objetivo dar a conocer a la gente qué es la Huaca de la Luna. Cómo la encontramos y cómo está ahora. En segundo lugar es una forma de promover las visitas. ¿Y por qué esto? Porque el turismo beneficia a la ciudad de Trujillo y a toda la región".

Otro de los objetivos, según cuenta Mujica Barreda, es consolidar la Ruta Moche. "No hay una política de Estado al respecto. Todos los que intervienen en cada proyecto y museo hacen lo que pueden, pero no hay el desarrollo de una visión global. Y este libro va a ayudar a cimentar uno de los grandes pilares de esta ruta. Queremos mostrar a los empresarios lo que se puede hacer si se hacen las debidas alianzas. Las investigaciones continuarán y en algún momento tendremos que entregar la posta a nuevas generaciones. Pero hemos logrado algo único en nuestro país y eso no debemos olvidarlo".

Fonte: http://elcomercio.pe/luces/libros/huaca-luna-sus-secretos-al-descubierto-noticia-1962557 (23/01/2017)

Geoglifos gigantes en el norte de Chile corren peligro por mineras y rallies

Tienen entre 500 y 2.500 años y fueron realizados por diferentes pueblos indígenas a la vera del camino que atraviesa el desierto de Atacama. Representan figuras humanas y animales de todo tipo. Los rallies -como el Dakar- y las mineras han sido los principales responsables de su destrucción, ante una débil normativa legal y un Estado ausente. "Los geoglifos del norte de Chile son algo muy singular a nivel mundial, porque en el mundo hay muy poco geoglifo", señala un especialista.

En diciembre pasado, un grupo de arqueólogos terminó de ejecutar un proyecto Fondart 2015 para hacer un registro de un total de 560 geoglifos, distribuidos en 18 sitios, en la zona de Chug Chug, en la Región de Antofagasta.

Esta investigación permitió analizar los geoglifos en tanto representaciones visuales y como indicadores de interacción entre las poblaciones prehispánicas de Tarapacá, el Loa y Atacama.

El trabajo de la Fundación Desierto de Atacama es uno de los pocos centrados en un patrimonio arqueológico actualmente subutilizado a nivel nacional.

Hoy por hoy, los miles de geoglifos del norte de Chile -ni siquiera hay un catastro actualizado- son víctimas de los rallies -como el Dakar, que en 2010 obtuvo permiso para pasar al lado del sitio arqueológico de Chug Chug, el más grande de la región- y las mineras, que destruyen amparados en una normativa legal débil y un Estado ausente o, lo que es peor, directamente cómplice.

"Los geoglifos son un bien arqueológico, en términos legales, y la ley los protege. Pero eso sólo lo dice un papel, no implica que haya fondos ni una política para su resguardo", alerta el arqueólogo Gonzalo Pimentel.

Imágenes de geoglifos en Chug-Chug.

De la época de Cristo
Los geoglifos tienen una antigüedad que va entre los 500 y 3.000 años. Realizados por distintos pueblos indígenas, en Chile se encuentran principalmente entre las regiones de Arica y Antofagasta. Son figuras de humanos y animales que fueron realizadas a la vera de lo que se conoce como la ruta caravenera, que era el camino comercial de la época. La mayoría fueron hechos entre el años 900 y el 1.450.

"Los geoglifos del norte de Chile son algo muy singular a nivel mundial, porque en el mundo hay muy poco geoglifo", señala Pimentel, académico de la Universidad Católica del Norte y presidente ad honórem de la Fundación -que cuenta con un equipo de quince personas- y probablemente una de las personas que más sabe de geoglifos en Chile.

Estas figuras -que fácilmente pueden medir unos 15 metros de largo- son hechas en la tierra y principalmente en la ladera de los cerros. Fueron hechos por muchos pueblos distintos, cuyos herederos actuales son las comunidades atacameñas, quechuas y las culturas de Tarapacá y Arica.

La técnica es relativamente sencilla y tiene que ver con la característica del terreno, donde usualmente una delga capa superficial de color negro eventualmente cubre otra más blanquecina. La simple remoción basta para generar una figura.

"Lo difícil es cómo generar las proporciones de estas grandes figuras para que se puedan identificar a la distancia, usualmente a 500 metros", dice el especialista, cuyo equipo trabaja con drones y análisis por computador para no afectar los bienes arqueológicos. "Lo increíble de estas sociedad es el manejo de las proporciones, incluso las desproporcionaban a propósito para ser vistas a lo lejos".

"Tenemos la noción de que hay una matemática detrás, pero nos falta mucho para identificarla. No es que llegaban y hacían una figurita como quien se pone a dibujar en una hoja en blanco. Deben haber usado cordeles con medidas definidas, todo un sistema muy estandarizado".

¿Cuantos geoglifos hay? Para Pimentel es imposible de precisar, porque "cada vez que salimos a terreno encontramos más". Pone como ejemplo que, sólo en la región de Antofagasta, si en 1976 se conocían cinco sitios de geoglifos, en 2005 eran 25 y hoy son 60. "Esto es de una dimensión tan gigantesca que ni siquiera tenemos vida para registrarlo", resume.

Un ejemplo mundialmente conocido es el gigante de Atacama, en el cerro Unita, comuna de Huara, cerca de Iquique, que representa a un chamán. Data del 500 a.C., según estimaciones de Pimentel. "Como otros geoglifos, fue hecho por pueblos caravaneros para ser visto desde la ruta por los viajeros".

Por desgracia, según Pimentel, también es un ejemplo de la desidia del Estado respecto a estos bienes arqueológicos. Con una millonaria inversión, el gobierno contrató una empresa para realizar una serie de protecciones al lugar, como un muro y luminarias, pero la compañía quebró y dejó el sitio lleno de desechos.

"Es uno de los ejemplos más dramáticos de cómo se maneja esto a nivel nacional, y eso es pan de cada día", remata Pimentel.

El Gigante de Atacama.

Variedad de técnicas y figuras
Pimentel destaca que las figuras fueron hechas con una enorme variedad de técnicas y contenidos, que variaban según la época. "Uno diría que la función primaria era una señalización en el camino, pero es mucho más complejo porque representan el imaginario e ideología de estas sociedades antiguas".

Hay mucha representación de la fauna local: camélidos, lagartos, fauna marina (cetáceos y albacoras), aves del altiplano (como el suri). "Los seres humanos son representaciones de la identidad de los grupos que pasaban por esos lugares", agrega.

El arqueólogo resalta que aunque muchos ya son conocidos, otros siguen estando sin registrar. "Como son tantos, la arqueología no ha logrado tener un catastro completo de la dimensión y cantidad de estas figuras", lamenta.

"La mayoría están en un absoluto estado de abandono, sin ningún tipo de resguardo ni cuidado. Ni siquiera los más conocidos, con algún grado de protección, están exentos de ser dañados". En el pasado, eventualmente el Ministerio de Bienes Nacionales ha anunciado medidas legales cuando han sufrido daños.

Rallies y mineras
Por ejemplo, en Quebrada de Los Pintados, cerca de la localidad de Huatacondo, en la comuna de Pozo Almonte, donde labora la minera canadiense Tek, varios geoglifos han sido dañados por vehículos que circulan en la zona, que muchas veces ni siquiera se dan cuenta que transitan por arriba de un sitio arquelógico. Lo mismo sucede con cierto turismo que, en el afán de verlos más de cerca, también los afecta, señala Pimentel.


"Todos los proyectos de la gran minería (tanto pública como privada), de alguna manera afectan el sector", dice, para señalar que la flexibilidad de la ley actual torna casi imposible perseguir a los responsables de los daños. En Chug-Chug. la Fundación busca que la zona sea declara "bien nacional protegido" para impedir más daños, en un trabajo con las comunidades indígenas y los municipios.

"La institucionalidad chilena respecto al patrimonio, especialmente arqueológico, no está a la altura de lo que hay. No hay una mesa que analice específicamente el tema de los geoglifos. Todo lo que se hace es prácticamente desde instituciones ciudadanas como las nuestras", a diferencia de Perú, donde ha habido un trabajo sistemático de protección que ha llevado entre otros a que lugares como las Líneas de Nazca sea declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994, con un incremento exponencial del turismo, aunque eso tampoco ha impedido daños allí.

"Nosotros preferimos el Dakar, que destruye esto, y que más encima hay que pagarle, aparte de la propaganda gratuita que le hace Sernatur a una empresa privada francesa, multimillonaria, a cuidar uno de nuestros principales bienes culturales y turísticos, sostenibles en el tiempo", dice.

"Otro país lo manejaría de otra forma", remata, como por ejemplo mediante una ruta turística destinada exclusivamente a visitar los geoglifos o un trabajo de investigación sistemático para postularlos a Patrimonio de la Humanidad, que sólo se puede hacer desde el gobierno, concluye.

Fonte: http://www.elmostrador.cl/cultura/2017/01/23/geoglifos-gigantes-en-el-norte-de-chile-corren-peligro-por-mineras-y-rallies/ (23/01/2017)

SACRALIZANDO O SOLO: O USO SIMBÓLICO E PRÁTICO DOS GEOGLIFOS SUL-AMERICANOS

Para quem ainda não conhece:
https://www.amazon.com.br/Sacralizando-Solo-simb%C3%B3lico-Geoglifos-Sul-Americanos-ebook/dp/B01BJWP02U

TITICACA: EM BUSCA DOS ANTIGOS MISTÉRIOS PRÉ-COLOMBIANOS

Para quem ainda não conhece:
https://www.amazon.com.br/Titicaca-busca-antigos-mist%C3%A9rios-pr%C3%A9-colombianos-ebook/dp/B00UEV1XCO

sábado, 28 de janeiro de 2017

Colapsos Mayas fueron muy similares: investigación

Gracias a trabajos arqueológicos en yacimientos en Guatemala, se determinó que hubo una segunda fecha que llevó a un colapso de la cultura Maya. (Foto: Pixabay)

De acuerdo al arqueólogo de la Universidad de Arizona, Takeshi Inomata, ocurrieron con diferencia de 700 años.

Agencias
MADRID, España.- La civilización Maya sufrió dos colapsos con 700 años de intervalo que presentaron características muy similares, según datación por radiocarbono de restos arqueológicos en un yacimiento de Guatemala.

Los arqueólogos han confundido durante mucho tiempo lo que causó lo que se conoce como el colapso maya clásico en el siglo IX d.C., cuando muchas de las ciudades de la civilización antigua fueron abandonadas.

Investigaciones más recientes han revelado que los mayas también experimentaron un colapso anterior en el siglo II d.C., ahora llamado el colapso preclásico, que es aún más mal entendido, informa excelsior.com

El arqueólogo de la Universidad de Arizona, Takeshi Inomata y sus colegas sugieren en un nuevo artículo, que se publicará en PNAS, que ambos colapsos siguieron trayectorias similares, con múltiples oleadas de inestabilidad social, guerras y crisis políticas que condujeron a una rápida cáida de muchos centros urbanos.

Los hallazgos se basan en una cronología muy refinada desarrollada por Inomata y sus colegas utilizando una datación de radiocarbono sin precedentes del sitio arqueológico de Ceibal en Guatemala, donde el equipo ha trabajado durante más de una década.

Si bien cronologías más generales podrían sugerir que los colapsos mayas ocurrieron gradualmente, esta nueva cronología más precisa indica patrones más complejos de crisis políticas y recuperaciones que conducen a cada colapso.

Lo que descubrimos es que esos dos casos de colapso (Clásico y Preclásico) siguen patrones similares", dijo Inomata, autor principal del estudio y profesor de la Escuela de Antropología del Colegio de Ciencias Sociales y del Comportamiento. "No es sólo un colapso simple, sino que hay olas de colapso. Primero, hay olas más pequeñas, ligadas a la guerra y cierta inestabilidad política, luego viene el colapso mayor, en el que muchos centros se han abandonado. Luego hubo cierta recuperación en algunos lugares, luego otro colapso ".

Utilizando datos de radiocarbono y datos de cerámicas y excavaciones arqueológicas altamente controladas, los investigadores pudieron establecer la cronología refinada de cuándo el tamaño de la población y la construcción de edificios aumentaron y disminuyeron en Ceibal.

Si bien los hallazgos pueden no resolver el misterio de por qué exactamente ocurrieron los colapsos mayas, son un paso importante hacia una mejor comprensión de cómo se desarrollaron.

Es muy interesante que estos colapsos se vean muy similares, en periodos de tiempo muy diferentes", dijo Melissa Burham, una de las tres estudiantes de posgrado en antropología de la UA que co-escribió el artículo. "Ahora tenemos una buena comprensión de lo que el proceso parecía, que potencialmente puede servir como una plantilla para otras personas para tratar de ver si tienen un patrón similar en sus sitios (arqueológicos) en la misma zona".

Fonte: http://sipse.com/entretenimiento/colapsos-mayas-investigacion-arqueologia-cultura-240009.html (25/01/2017)

Hallazgo arqueológico en Áspero: uno de los 10 más importantes

El hallazgo de un entierro de un personaje femenino de alto estatus social en el sitio arqueológico Áspero es considerado como uno de los diez descubrimientos más importantes del mundo de 2016. (Foto: Andina)

El reciente hallazgo de un entierro de un personaje femenino de alto estatus social en el sitio arqueológico Áspero es considerado como uno de los diez descubrimientos más importantes del mundo de 2016, según la lista elaborada por el prestigioso Instituto Arqueológico Americano.

Así lo destacó este viernes el Ministerio de Cultura, que recordó que un equipo de arqueólogos de la Unidad Ejecutora 003 Zona Arqueológica Caral (ZAC), encabezado por su directora Ruth Shady, presentó en abril del 2016 importantes hallazgos en el sitio arqueológico Áspero, la Ciudad Pesquera de la Civilización Caral, ubicado en el distrito de Supe Puerto, provincia de Barranca, al norte de Lima.

Se trata de un entierro humano recuperado en el Edificio Público Los Ídolos de Áspero. El cuerpo fue encontrado en posición flexionada con el dorso hacia abajo y colocado en un hoyo cavado en un depósito de ceniza y material orgánico. Fue envuelto con una tela de algodón y una esterilla de junco, sujetado con soguillas.

Los análisis identificaron que se trata de una mujer de aproximadamente 40 años. Del lugar en que fue colocado el entierro y del contexto de materiales asociados al enterramiento se infiere el estatus social que alcanzó este personaje hace 4,500 años. Durante el ritual de enterramiento, primero, se dispuso una ofrenda conformada por un mate conteniendo fragmentos y semillas de vegetales.

Posteriormente, y como parte del ajuar funerario, fueron dispuestos objetos muy apreciados por la sociedad de Áspero: un collar con cuentas de molusco, un dije hecho de Spondylus y cuatro tupus con diseños de aves y monos, finamente elaborados en huesos de animales mamíferos.

La importancia de estos hallazgos radica en que nos ayudan a conocer aspectos de la organización social y del sistema religioso de la sociedad de Áspero, Ciudad Pesquera de la Civilización Caral.

IMPORTANTE
La música también fue una actividad importante en la vida de la sociedad de Áspero, como se infiere del hallazgo de ocho flautas traversas, elaboradas con huesos de animales, depositadas como ofrendas en un recinto ceremonial del Edificio Piramidal Las Flautas en Áspero.

El conjunto de flautas traversas fue encontrado en el interior de un envoltorio de tela de algodón, que además cubría material botánico, pequeños fragmentos de cuarzo, diversas cuentas y dos esferas de arcilla.

Estos hallazgos son indicadores de la interacción entre la sociedad de Áspero y otros centros urbanos de la Civilización Caral; asimismo indica que ambas sociedades compartieron creencias y manifestaciones ideológicas.

Esta red se extendió a lugares más lejanos en la sierra y selva de nuestro país y hacia la costa de Ecuador. Prueba de ello son los diseños y materiales con los cuales confeccionaron los objetos encontrados tanto en el valle de Supe como en el litoral.

En el año 1999, en la Ciudad Sagrada de Caral, Patrimonio Mundial, fue encontrado un conjunto de instrumentos musicales, conformado por 32 flautas traversas, en la plaza circular del Edificio El Anfiteatro.

Fuente: Andina
Fonte: http://peru.com/actualidad/nacionales/hallazgo-arqueologico-aspero-uno-10-mas-importantes-noticia-495084 (20/01/2017)

quarta-feira, 25 de janeiro de 2017

Hallan en Chile una momia de entre 200 y 300 años de antigüedad


Se ha descubierto una momia en una de las calles de la comuna chilena de San Pedro de Atacama, a tan solo dos centímetros de la superficie.

En un primer momento, fueron las autoridades chilenas, los Carabineros, los encargados de desplazarse hasta la zona tras un aviso ajeno. No fue hasta que la zona se encontraba totalmente acordonada y asegurada que las fuerzas policiales se pusieron en contacto con los arqueólogos para solicitar su participación en el caso.

Entre ambos equipos procedieron a desenterrar a la momia, que podría pertenecer al período prehispánico, dejando al descubierto los restos de un cráneo y un cuerpo humano. Al parecer, el cuerpo permanecía tumbado con las manos cruzadas sobre el pecho y un cordel atado a su cintura, acorde con la información proporcionada el jueves por el diario chileno El Mercurio.

Según la arqueóloga a cargo del caso, Ana María Barón, los restos encontrados en la calle Licancabur podrían corresponder a los de un español de unos 200 o incluso 300 años de antigüedad, tal y como apuntan sus ropas y el lugar donde fue localizado, un antiguo cementerio.

El próximo paso será estudiar en profundidad los restos, que han sido trasladados a un lugar seguro, con el objetivo de hallar más respuestas sobre este enigmático individuo, como el momento exacto de su muerte y las causas.

tas/mla/alg/rba

Fonte: http://www.hispantv.com/noticias/cultura/330122/hallan-momia-prehispanica-calle-san-pedro-atacama (13/01/2017)

“Me gustaría excavar el zoo de Moctezuma”

El arqueólogo Leonardo López Luján (México, 1964), en el Templo Mayor. SAÚL RUIZ

Leonardo López Luján dirige la exploración del templo sagrado de los aztecas bajo el suelo de la Ciudad de México

Por: PABLO FERRI

A sus ocho años, Leonardo López Luján jugaba a lavar cerámicas antiguas. Las enjuagaba y las marcaba. Era 1972. Su mamá asistía al famoso arqueólogo franco-mexicano Alberto Ruz, que 20 años antes había descubierto la tumba de Pakal, el gran rey de los mayas. “Aquel descubrimiento”, dice López Luján, “es el más espectacular en la historia de la arqueología mexicana”.

Lo dice un hombre acostumbrado a la espectacularidad, a las emociones fuertes. Cuando tenía 14 años, un grupo de científicos empezó a excavar las ruinas del recinto sagrado de los aztecas en el centro de la Ciudad de México. Era el Templo Mayor, el núcleo de la vieja Tenochtitlán, la capital del imperio mexica. Si la tumba de Pakal había sido el descubrimiento más importante en la historia de la arqueología mexicana, la excavación del Templo Mayor se erigía como el proyecto más ambicioso de la segunda mitad del siglo XX.

Dos años más tarde, en 1980, el adolescente López Luján iniciaba allí su carrera de explorador. El pasado remoto dejaba de ser un juego infantil y apuntaba una vocación que casi alcanza ya 40 años. “Cuando empecé no sabía hacer nada”, dice ahora el arqueólogo, un hombre risueño y parlanchín, curioso sin cura. “Andaba de vacaciones”, añade, “no tenía nada que hacer y un día llamé a Eduardo Matos y le dije ¿necesitas un esclavo?”. Eduardo Matos era y es uno de los científicos sociales más destacados de México. López Luján conocía el mundillo de la arqueología desde hacía tiempo y no se le hizo difícil levantar el teléfono y ofrecerse para excavar, sacar tierra y piedras, llenar diarios de campo. “Así aprendemos todos”, dice.

López Luján recibía a EL PAÍS a finales del mes pasado en unos barracones junto a las ruinas del Templo Mayor. Son las oficinas del proyecto de excavación, que dirige desde hace años. Unos prismáticos al pasado. Decenas de científicos y aprendices -esclavos- de científico trabajan aquí. Ahora mismo excavan un túnel que podría conducir a las cámaras funerarias de algunos emperadores aztecas. De ser así, sería todo un hallazgo . “Vas al mundo maya y se han encontrado decenas de tumbas reales”, dice el arqueólogo, “lo mismo en el mundo mixteca y el zapoteca. Pero para el mundo mexica -azteca- no se ha descubierto una sola. Eso”, concluye, “se explica en gran parte por la Ciudad de México”.

López Luján junto a su maestro, Eduardo Matos. CORTESÍA

Para excavar el Templo Mayor, la capital mexicana sacrificó 18 edificios, dos de ellos de siglo XVIII. ¿Qué habría que destruir para recuperar las cenizas de Moctezuma Xocoyotzin? “Esa es la gran paradoja aquí”, lamenta el arqueólogo, “México es una nación mestiza y si yo quiero excavar y encontrar la parte indígena de mi pasado, tengo que destruir la parte europea de mi pasado, que es igualmente importante. ¿Destruirías la catedral para ver qué hay abajo? Pues no”.

Experto en la figura del gran emperador Moctezuma, López Lujan empezó a trabajar en el Templo Mayor en “la excavación de los niños sacrificados”. Se ha escrito mucho sobre el sacrificio humano en el viejo imperio de los mexicas. De hecho, lamenta el investigador, casi todo tiene que ver con eso, con las ofrendas a Tláloc y Huitzilopochtli, los degollamientos, los corazones arrancados.

La excavación de los niños sacrificados refiere a los restos de 43 individuos encontrados cerca del Templo Mayor hace años. A 42 les habían cortado la garganta en honor a Tláloc, el dios de lluvia según la cosmovisión mesoamericana, el señor del agua. Al otro le sacaron el corazón del pecho en ofrenda a Huitzilopochtli, el dios sol, la deidad principal de los aztecas. Cuando llegaron a Tenochtitlán en 1519, Cortés y sus hombres asistieron asombrados al espectáculo de las capillas dedicadas a ambas deidades, arriba del Templo Mayor.

- Dice usted que el número de sacrificados en el periodo de esplendor de Tenochtitlán se ha exagerado –hay crónicas del siglo XVI que manejaban decenas de miles de una sola vez–, pero, ¿hay algún conteo aproximado?

- No sabemos. La fuente escrita llega con los europeos, los mexicas no registraban a los sacrificados. Y como arqueólogos… Tenochtitlán medía trece kilómetros cuadrados y nosotros hemos excavado una hectárea y media. Nuestra visión es incompleta. Días después de la charla en el Templo Mayor, López Luján mandó un correo explicando que en 38 años de excavaciones se han encontrado 500 víctimas de sacrificio. Dato actualizado. “Serán más, pero nunca tantos como dijeron”.

Los grandes hitos arqueológicos suelen aludir a los centros ceremoniales del pasado, a los religiosos. Pocas veces atañen al hombre medio. López Luján sueña con una herramienta que en el futuro les permita excavar sin tocar la tierra, radiografiar el subsuelo para saber qué hay, por ejemplo, debajo de una tienda de comestibles de la capital, de un centro comercial, del Estadio Azteca. Para saber cómo era el hombre medio. Pero tiene un capricho especial. “Me encantaría excavar el zoológico de Moctezuma Xocoyotzin”, reconoce. Fue el emperador que se encontró con Cortés, del que se ignora cómo murió -¿lo mataron los suyos? ¿Los españoles?- o qué pasó con su tesoro. “Moctezuma tenía un lugar con jaulas para fieras y aves rapaces. Pero también estanques, donde se dice que tenía cocodrilos, peces, animales acuáticos.

Pero para eso tendría que excavar debajo y creo que Peña Nieto no me lo va a permitir”.

Fonte: http://cultura.elpais.com/cultura/2017/01/12/actualidad/1484239515_144575.html (12/01/2017)

sábado, 21 de janeiro de 2017

Las 10 mejores zonas arqueológicas de América Latina

América Latina, en su conjunto, guarda un patrimonio arqueológico comparable con muy pocas zonas del mundo; monumentos, arte rupestre, herramientas y paisajes creados por las múltiples culturas precolombinas, entre ellas la Maya, Azteca e Inca, por mencionar sólo algunas.

Al conocer esto, muchas personas, entre investigadores y turistas, provenientes de otros continentes han venido con el afán de presenciar estas maravillas, que simbolizan un viaje en el tiempo.

Te invitamos a conocer 10 de los lugares más impresionantes en riqueza arqueológica de nuestro continente.

1. TIKAL
Conocida como la más grande ciudad maya, en Tikal se levantan gigantescas ruinas. Se ubica en el corazón de la selva del Petén, en una atmósfera húmeda donde resuenan los aullidos de los monos-araña y los rugidos de los jaguares. Tikal, que se traduce como "el lugar de los ecos”, fue influenciada por las civilizaciones que vinieron de las montañas de Guatemala y por los Olmecas que llegaron desde el Golfo de México.

Fue durante dos mil años la ciudad más grande de los mayas y estuvo habitada desde el siglo VII a.C., aunque sólo hay vestigios de edificios que datan del siglo II a.C. y algunas cerámicas de la época.

2. MACHU PICCHU
Está ubicada a 130 kilómetros al noroeste del Cusco, en la provincia de Urubamba. Los arqueólogos la han dividido en tres grandes sectores: El primero, bautizado como Barrio Sagrado, incluye el Intiwatana, el Templo del Sol y la Habitación de las Tres Ventanas. Además, está el Barrio de los Sacerdotes y la Nobleza, correspondiente a la zona residencial. La tercera se denomina Barrio Popular, parte sur de la ciudad donde se encuentran las viviendas de la población común.

Quienes han tenido la oportunidad de ver las construcciones, por lo menos a través de fotografías, saben que el estilo arquitectónico inca consiste en construcciones con muros de sillares pulidos de forma regular y bloques de piedra con una ligera inclinación, haciendo que su base sobresalga.

3. CHICHEN ITZÁ
Uno de los sitios arqueológicos más imponentes de Latinoamérica, localizado en Yucatán, México. Fue la capital regional más importante de la cultura maya entre los años 750 y 1200 d.C., aunque según los expertos, al pertenecer a la época de declive de la misma, no se puede considerar como uno de sus máximos exponentes.

El sitio, cuyo nombre se traduce como la "boca del pozo de los Itzá” (brujos de agua), fue nombrado en 1988 como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, y recibe anualmente a más de un millón 200 mil visitantes. Es un lugar que todo amante de la arqueología no puede dejar de visitar.

4. COPÁN
En Honduras, a algunos kilómetros de la frontera con Guatemala, se encuentra uno de los más bellos sitios de la Mesoamérica: Copán, llamada la Alejandría de los Mayas y hasta Atenas del Nuevo Mundo. El sitio debe estas denominaciones a la fineza y la belleza de su arquitectura y a sus estelas magníficamente talladas.

La estela más antigua de Copán data del año 460 y la ciudad habría sido fundada mucho antes por los Olmecas, que vinieron a la región para explotar los yacimientos de jade.

Después, los mayas hicieron de Copán un alto lugar científico. Los sacerdotes mayas estudiaron la astronomía y habían calculado muy exactamente el ciclo lunar.

5. PALENQUE
Otra de las grandes ciudades mayas ubicadas en territorio mexicano, Chiapas. Es uno de los sitios más impresionantes de esta cultura, que, en comparación con otras, se la considera de tamaño mediano: Menor que Tikal o Copán.

El área abarca 2.5 kilómetros cuadradas, pero se estima que sólo se ha explorado menos de 10% de la superficie total que alcanzó la ciudad en sus años de oro, permaneciendo aún más de mil estructuras cubiertas por la selva. En 1981, la ciudad fue designada Zona Protegida y seis años más tarde, pasó a ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

6. HUACA EL SOL
Desde lejos se puede divisar, en el fértil valle de Moche, una enorme pirámide que llama la atención por su gran volumen y belleza arquitectónica: Es la Huaca de El Sol, la más grande del Perú, y una de la más importantes para la sociedad prehispánica que conocemos con el nombre de Moche.

Llegar a este sitio arqueológico y turístico es muy fácil, pues se encuentra ubicado sólo ocho kilómetros —unos 15 minutos— del centro de la Capital de la Primavera, en el Valle de Moche.

7. EL TAJÍN
Otra de las zonas de gran riqueza arqueológica ubicadas en México. Tajín está localizada cerca de la ciudad de Papantla, Veracruz. Su arquitectura se destaca por la construcción de edificios ceremoniales que probablemente se erigieran en el siglo I.

En el siglo XIII, este sitio, que significa ciudad o lugar del trueno, en el lenguaje totonaca, fue arrasado por invasores chichimecas y posteriormente ocupado, sin continuar la construcción de sus templos. Finalmente, fue despoblado cuando llegaron los conquistadores españoles en el siglo XV.

8. VALLE DE LOS DINOSAURIOS
Quien visita el municipio paraibano de Sousa, se encanta con la riqueza arqueológica dejada hace millones de años por dinosaurios de diversas especies y por hombres prehistóricos. Los registros están por todos los lados.

Situado en el alto Sertão Paraibano y localizado a 436 kilómetros de João Pessoa (Brasil), el Valle de los Dinosaurios guarda uno de los sitios paleontológicos más importantes del planeta. Incluso, los primeros vestigios de la existencia de dinosaurios en este país fueron descubiertos por esta zona y corresponden al año 1897. Desde entonces, las búsquedas de sitios arqueológicos continuaron.

9. MONTE ALBÁN
Enclavado a dos mil metros de altura en el verde valle de Oaxaca, Monte Albán fue una de las ciudades más avanzadas, militarmente hablando. Así lo testimonian los taludes defensivos que fueron construidos desde el principio y su situación estratégica. Monte Albán fue también un centro intelectual y artístico muy activo, donde puedes encontrar las esculturas y cerámicas más bellas del arte precolombino de la región.

10. PICO TRUNCADO
En la Patagonia argentina, se encuentra uno de los espacios arqueológicos más turísticos de América del Sur: Pico Truncado. Esta ciudad es conocida en el país por su origen petrolero, pero también ofrece muy buenos escenarios para los fanáticos de la arqueología.

Allí encontraremos grandes y antiguas cuevas que te permitirán recorrer hasta 22 metros de profundidad, donde hay también pinturas ancestrales con contornos de manos incrustadas en las rocas, que atestiguan la vida humana hace miles de años.

Fonte: http://www.eldiariodecoahuila.com.mx/conoceelmundo/2017/1/8/mejores-zonas-arqueologicas-627849.html (08/01/2017)

Tlatelolco - A Praça das Três Culturas

Saiu a 28ª matéria da Coluna "América Misteriosa", do Jornal Página 3 de Balneário Camboriú!!! Passa lá para conferir!!!


Link:
http://www.pagina3.com.br/coluna/americamisteriosa